MI PELO ME DA

Confianza, belleza, bienestar

MI PELO ME DA

Confianza

Estilo

Salud

En las calles se libra una batalla. La barba, todopoderosa desde hace un par de temporadas, se las ve de frente con el bigote. Pero este último parte este mes con ventaja: noviembre se ha bautizado como su mes.

Te contamos por qué y te damos razones para que elijas (con fundamento) con cuál quedarte.

Ya lo hemos adelantado. Noviembre es el mes del bigote gracias a Movember. Un movimiento que cada año por estas mismas fechas, lleva a millones de hombres de todo el mundo a dejarse este símbolo masculino por la lucha contra el cáncer de próstata.

Pero más allá del fenómeno solidario, este año la vuelta del elemento han llevado revolucionarios, artistas, caballeros, filósofos y literatos ha sido manifiesta. Dicen en Inglaterra que un hombre sin bigote, es como una taza de té sin azúcar. Algo similar, ha debido pensar Brad Pitt que, desde hace unos meses, es incondicional de este estilo.

Al igual que Clive Owen, que por exigencias del guión –en su último trabajo en la serie The Knick­– se ha apuntado al vello facial sobre el labio. Y otros como James Franco, George Clooney o Jude Law van y vienen con el susodicho.

Movember

Y es que bigotes hay para todos los gustos. Lápiz, imperial, Dalí, Fu Manchú, inglés… cada uno con su significación y carácter particular. La diversidad y, por ello, personalidad y diferenciación de quien los lleva son sus grandes pros.

Sin embargo, no resulta sencillo de cuidar. Conseguir el estilo deseado suele ser tarea de manos experimentadas y exige un mantenimiento diario, ya que un par de pelos mal recortados pueden hacerlo caer en desgracia.

Por su parte, la barba (que casi se basta a sí misma en lo que respecta a su atención) genera patrones difícilmente diferenciables.

Además, cuanto más larga, más mimetiza a los que comparten estilo, vistiéndolos a modo de media máscara. Por lo tanto, su particularidad es tal cuando no es un fenómeno ni tendencia.

Aunque los puntos a su favor son asimismo numerosos. ¿Sabías, por ejemplo, que protege contra la radiación solar? Y las infecciones que pueden producirse por el afeitado se reducen al completo.

Además, en caras asimétricas reduce este efecto, aumentando la belleza (si es que se busca una proporción más áurea).

Difícil, por tanto, la elección entre dos propuestas a las que abraza la tendencia. La solución salomónica, comenzar por Movember y a partir de ahí, dejar el curso natural del vello hasta encontrar la medida acertada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

ACEPTAR
Aviso de cookies