MI PELO ME DA

Confianza, belleza, bienestar

MI PELO ME DA

Confianza

Estilo

Salud

La búsqueda de trabajo siempre supone un esfuerzo en varios sentidos. Es una situación de evaluación, en la que, es normal, que puedas sentirte tenso/a, nervioso/a y hasta “atacado/a”. Eso le puede pasar a cualquiera. De hecho, eso es lo normal, que te pongas nervioso/a ante una entrevista de trabajo, porque efectivamente,  sabes que la persona que tienes delante, te va a mirar con lupa y va a valorar tus cualidades. Por supuesto, quieres causarle buena impresión.

Evidentemente, lo más importante en una entrevista de trabajo, es valorar que tu perfil como profesional, encaja con el perfil del puesto vacante, en función de tus competencias y nivel de formación.

Pero eso es algo que no puedes controlar. Cuando llegas a una entrevista de trabajo, tu formación es la que es, y tus competencias son las que son. Eres así, y se te da bien esto, y no aquello.

kjkjkj

Lo que sí depende de ti en la entrevista, es tu actitud. Puedes acudir a una entrevista inseguro porque tienes menos pelo del que quieres tener. O puedes acudir, olvidándote de la cantidad de pelo que tienes, y con una actitud activa, optimista, con energía y transmitiendo que tienes muchas ganas de trabajar.

Si llevas esta actitud contigo, se la transmitirás a tu entrevistador y probablemente él/ella ni repare en cuánto pelo tienes. Por el contrario, si estás pendiente de esa parte de tu físico, también lo transmitirás, y tu interlocutor lo notará, y no sabrá de dónde viene esa sensación de inseguridad, pero la notara.

Otras pautas que te vendrán bien cuando realices una entrevista laboral son:

  • Llega a la entrevista 10 minutos antes (no llegues ni demasiado pronto, ni por supuesto, tarde). Y en esos 10 minutos: prepárate emocionalmente para hacer la entrevista. Visualiza que te va a salir fenomenal, y que la persona que te va a entrevistar se va a quedar encantada contigo.
  • Mira a tu entrevistador a la cara, al punto que se encuentra entre los dos ojos. Al saludarle, durante la entrevista y al despedirte. Tampoco fuerces una mirada invasiva, pero no evites el contacto visual, de hecho búscalo, esto denota interés.
  • Siéntate recto/a, armado/a, con los dos pies apoyados en el suelo, esto da seguridad y firmeza. Pon la espalda recta, te sentirás más grande emocionalmente.
  • Habla despacio para que puedan entender lo que dices.
  • Si estás nervioso/a, respira hondo, el canal de la respiración es un buen regulador de la ansiedad.
  • Confía en ti mismo/a y en tu capacidad para transmitir lo que vales, atrévete a venderte. Tú mejor que nadie, sabes cuánto puedes aportar a la empresa que tienes delante.
  • Y, no olvides que, algo que te puede ayudar a sentirte más seguro/a si pierdes pelo,  es cuidarlo. Pregunta a tu dermatólogo o en tu farmacia qué puedes hacer para tratar la caída de tu cabello.

Esther Gómez García-Romeral – Directora del Centro de Psicología Arganzuela

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

ACEPTAR
Aviso de cookies